El Calendario Maya

Todo lo que debe saber sobre el Calendario Maya

La palabra calendario proviene de la palabra "calendas" en latín, que se refiere a los calendas, que son los períodos a través de los cuales se medía el tiempo solar. Es decir, de un determinado día del año de donde el Sol salía, se tomaba el registro de tiempo y se contaban cuántos días transcurrían para que el Sol volviera a salir en el mismo punto, o sea medir el tiempo que tarda la Tierra en darle la vuelta al Sol.

Ahora sabemos la precisión en el cómputo de tiempo del movimiento de translación de la Tierra, el cual se realiza en 365,242199 días. La necesidad del hombre para organizar su vida con respecto al tiempo astronómico lo llevó a crear un instrumento de fácil utilización: el calendario, un sistema con el que podía dividir el tiempo en períodos iguales para determinar las épocas de calor, de lluvia, de frío, de siembra, de cosecha.

Los fundamentos del calendario son: la división de períodos exactos que cubran el ciclo que tarda la Tierra en darle la vuelta al Sol. Esta división debe de estar organizada en unidades que equilibran un ciclo de día y noche y que cubran este gran período de un año. Después, estas unidades deben de organizarse en períodos mayores, los cuales son los meses, (que para determinados pueblos en el planeta tenían diferente duración, pero que están en función de la vuelta que tarda la Tierra alrededor del Sol).

Las civilizaciones antiguas de Meso América desarrollaron calendarios escritos precisos, y de estos, el calendario maya es el más sofisticado. Este avanzado sistema de datación del tiempo, fue el centro de su vida y su mayor logro y legado cultural. Su precisión deriva del hecho de que se basa en una "cuenta continua e ininterrumpida de los días" (llamados Kin en maya) a partir de un día cero inicial.

A lo largo de la historia los pueblos han sentido la necesidad de contar con un punto fijo donde iniciar sus cálculos y mediciones del tiempo. Con este fin, generalmente se ha determinado el punto inicial o bien usando un evento histórico (el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo) o por un evento hipotético (la fecha de la creación del mundo). Los mayas también descubrieron la necesidad de tal fecha y así, probablemente usando un evento astronómico significativo, ubicaron ese día inicial el 13 de agosto de 3114 a.C.

El conocimiento ancestral del calendario guiaba la existencia de los mayas a partir del momento de su nacimiento, y era muy poco lo que escapaba a la influencia calendárica. Se sabe que los mayas llevaban varias cuentas calendáricas independientes de los Kin que estaban sincronizadas, siendo las de 260 y 365 días las más importantes. Las cuentas mayas de los días se escriben combinando números con glifos. Los primeros veinte números mayas se escriben así:

Los primeros veinte números mayas

DIVERSOS CALENDARIOS MAYAS:


EL CALENDARIO DE 260 DIAS  (TZOLKIN)


El calendario Tzolkin de 260 días es el más usado por los pueblos del mundo maya. Los mayas lo usaban para regir los tiempos de su quehacer agrícola, su ceremonial religioso y sus costumbres familiares, pues la vida del hombre maya estaba predestinada por el día del Tzolkin que correspondía a la fecha de su nacimiento. Esta cuenta consta de los números del 1 al 13 y 20 nombres para los días representados asimismo por glifos individuales. Al llegar al decimocuarto día, el número del día regresa al 1 continuando la sucesión del 1 al 13 una y otra vez. El día 21 se repite la sucesión de los nombres de los días y así sucesivamente. Ambos ciclos continúan de esta manera hasta los 260 días sin que se repita la combinación de número y nombre pues 260 es el mínimo común múltiplo de 13 y 20. Después el ciclo de 260 días a su vez se repite. Los glifos y los nombres de los Kin o días son:

El calendario Tzolkin de 260 días es el más usado por los pueblos del mundo maya.

EL CALENDARIO DE 365 DIAS (HAAB)



El calendario Haab se basa en el recorrido anual de la Tierra alrededor del Sol en 365 días. Los mayas dividieron el año de 365 días en 18 "meses" llamados Winal de 20 días cada uno y 5 días sobrantes que se les denominaba Wayeb. Cada día se escribe usando un número del 0 al 19 y un nombre del Winal representado por un glifo, con la excepción de los días del Wayeb que se acompañan de números del 0 al 4. Los glifos y nombres de los Winal o meses mayas son:

El calendario llamado Haab se basa en el recorrido anual de la Tierra alrededor del Sol en 365 días.

EL CICLO DE 18,980 DIAS - LA RUEDA CALENDÁRICA


La combinación de los calendarios de 260 y 365 días crea un ciclo mayor de 18,980 días (el mínimo común múltiplo de 260 y 365), a esta combinación se le ha llamado la Rueda Calendárica. Sus cuatro elementos (numeral-glifo Kin y numeral-glifo Winal) juntos solo se repiten cada 18,980 días. Una gran cantidad de monumentos mayas solamente registran la fecha de la Rueda Calendárica. A continuación se ven los cuatro elementos de la Rueda Calendárica para el Wuinal maya llamado Pop que corresponde a las fechas del 7 al 26 de abril del año 2000 y el primer día del siguiente Winal maya llamado Uo.

La combinación de los calendarios de 260 y 365 días crea un ciclo mayor de 18,980 días (el mínimo común múltiplo de 260 y 365), a esta combinación se le ha llamado la Rueda Calendárica.
Este método de fechamiento se ilustra en la inscripción del dintel 16 de Yaxchilán, Chiapas, México que reproducimos a continuación:

El Dintel 16 es un monumento maya muy bien conservado, el cual fuera esculpido a partir del período clásico maya. Su texto jeroglífico puede ser leído completamente, y la escena, con dos personas, se entiende bien a simple vista.


LA "CUENTA LARGA" O "SERIE INICIAL"


Los mayas también llevaban una cuenta de los días transcurridos a partir de una fecha que ellos determinaron como el inicio de la era maya actual. A esta cuenta se le denomina "la Cuenta Larga" o "Serie Inicial".

De acuerdo a la correlación Goodman - Martínez - Thompson (GMT) 584,285 la cuenta larga actual tiene su fecha inicial el 13 de agosto de 3,114 a. C. del calendario Gregoriano.


Inicio del ciclo del calendario maya:

El calendario maya o galáctico inicia su año el día 26 de julio:

1- El 26 de julio se refiere la elevación heliacal de la estrella Sirio en la latitud de 19.5ºN, la cual están en función de la pirámide del Sol en Teotihuacan. La función de esta pirámide del Sol es servir como una piedra yodatada (calibradora) cuyo propósito es actuar como sincronizador ¡para todo el planeta!.

2- El 26 de julio es también un punto que aparece en la Revelación Profética de las profecías mayas de la tradición del Chilam Balam de Cuceb. La cuenta Cuceb de los Chilam Balam (de Chuyamel, Mani y el Códice Pérez), todos concuerdan con la relación de iniciar la cuenta el 26 de julio y con la secuencia del período clásico de codificar los cuatro años de inicio: Kan (Semilla);Muluc (Luna); Ix  (Mago) y Cauac (Tormenta).

3- En el año 1566, Fray Diego de Landa asentó que los mayas marcaban su inicio de año el 26 de julio.

4- El inicio del calendario del Islam marca la fecha de inicio en julio 16 (igual al 26 de julio por la reforma hecha al mismo por el Papa Gregorio XIII), por lo tanto el calendario islámicio inicia el 26 de julio del año 622 D.C., que marca la fecha del Vuelo Hijrah de Mahoma, de La Meca a Medina, que es el inicio del Calendario Árabe Lunar.

El Telar de los Mayas, las Trece Lunas, los 52 Portales de Activación Galáctica y las Constelaciones están en referencia:

1- El Dreamspell (Encantamiento del Sueño) deriva también del Chilam Balam, donde es conocido como la tabla de permutaciones del Buk Xok. El regalo de Tony Shearer fué mostrar dentro de esta matriz el Telar de los Mayas. La red de 52 portales de activación galáctica. Arreglados como 13 cuartetos, cuya suma de cada cuarteto da un resultado de 28. Esto demuestra la existencia codificada de las Trece Lunas en el Telar Maya.

2- La secuencia de las Trece Lunas o Tun Uccon sus animales totem son totalmente mayas, y están en correspondencia con la secuencia de las trece constelaciones mayas que fueron redescubiertas y presentadas por Hugh Harleston el en "Zodíaco Maya" en 1991. Harleston no toma en cuenta el Día Fuera del Tiempo, existe sólo un día de discrepancia entre las trece constelaciones y las Trece Lunas correlacionadas de acuerdo con el punto de sincronización Cuceb-Dreamspell del 26 de julio.

En lo referente al 29 de Febrero, no lo tomamos en cuenta, porque:

1- No entendemos el tiempo, porque hemos estado siguiendo un  desorden, pues el calendario gregoriano es irregular y un tiempo (relojes) mecanizado.

2- No podemos entender que la verdadera naturaleza del Calendario es un sistema mental que ordena nuestro tiempo y nuestra realidad. No olvidemos que los antiguos mayas usaron diecisiete calendarios diferentes simultáneamente. Esto muestra que tan primitivos somos con nuestra obsesión de seguir un calendario gregoriano impuesto e irregular que salta abruptamente de un cambio de estado a otro.

3- Sabemos de la existencia del movimiento de translación de la Tierra, que es de 362.242199 días. Este día extra cada cuatro años podemos,  a través de un Concilio Calendárico Planetario, decidir cómo vivirlo.

4- Este Calendario Galáctico presenta una Revolución en el Tiempo, con el fin de realizar una sincronización de cada uno de los seres humanos y su entorno. Esta sincronización la vivimos al seguir un calendario armonioso y regular, un calendario que respeta la frecuencia de tiempo de cada ser que lo vive, y en su vivencia le permite entender su realidad.

5- Este Calendario Galáctico permite la sincronía entre tres calendarios: 13 Lunas de 28 días (13 x 28 = 364 + 1); Haab (18 uinales + 5 uayeb = 360 + 5); y Tzolkin (13 x 20 = 260). Por ejemplo, esta sincronía la observas cada cuatro años en el 28 de febrero, que es un día Mono; el Mono juega con la magia y la magia del Mono no reconoce el 29 de febrero. Si tomamos en cuenta el 29 de febrero en el año 2000, rompemos la sincronía de las familias terrestres y por lo tanto la lectura en el tiempo de la vida de un ser humano.

6- Este día bisiesto podríamos decidir tomarlo en cuenta registrándolo como un Súper día Fuera del Tiempo como 0.0 Hunab Ku, lo que permite conservar la distancia entre los tres calendarios.

En este Calendario Galáctico, tenemos un Día Fuera del Tiempo (25 de julio) al término del año que representa:
¡Un Día de Libertad Galáctica. Un Día de Perdón Universal. Un Día de Sintonización!
Actualmente, el "Día Fuera del Tiempo" está siendo celebrado alrededor del Planeta en un  Festival de Tiempo es Arte.

In Lake' Ch (Yo soy otro tú)


Influencia del calendario en el plano personal


Los beneficios que se obtienen al medir el tiempo (calendario) son: la sincronización del Ser con su entorno; cualquier movimiento, actividad o evento que se realice puede ser sincronizado con el tiempo universal, es decir, con el movimiento de la Luna, el Sol, las estrellas; para iniciar cualquier actividad al mismo tiempo que lo hacen los cuerpos celestes del universo; y armonizar la vida de los seres humanos y todas sus actividades, como siembra, cosecha, períodos de trabajo, etc., con el trabajo y los períodos de la Tierra misma como ente superior en su ir y venir espacial alrededor del Sol.

La Tierra también tiene sus períodos de calor, frío, trabajo, descanso, etc. El calendario es el instrumento que el hombre ha desarrollado para armonizar los períodos mayores con su propio tiempo biológico. Esta es la manera en que experimentamos el tiempo en nuestro cuerpo físico.

El tiempo lo experimentamos con la mente, no es algo que podamos tocar, ver, degustar o escuchar; lo hacemos real al momento que lo pensamos, es aquí donde lo vivimos.

"Así como el aire es la atmósfera del cuerpo, así el tiempo es la atmósfera de la mente;
si el tiempo en el cual vivimos consiste de meses irregulares y días regulados por horas
y minutos mecanizados, eso es lo que llega a nuestra mente: una irregularidad mecanizada.
Si todo procede de nuestra mente, no es de extrañarse que la atmósfera en la cual vivimos
se encuentre contaminada, y nuestra queja sea: "No tengo suficiente tiempo".
Quien posee tu tiempo, posee tu mente.
Posee tu propio tiempo y conocerás tu propia mente".

José y Lloydine Argüelles
Los beneficios que se obtienen al medir el tiempo (calendario) son: la sincronización del tu ser con tu entorno, cualquier movimiento, actividad o evento que realices puedes sincronizarlo con el tiempo universal, es decir, con el movimiento de la Luna, el Sol, las estrellas; iniciar una actividad al mismo tiempo; armonizar la vida de los seres humanos con todas sus actividades, como siembra, cosecha, períodos de trabajo, etc., con el trabajo y los períodos de la Tierra misma como ente superior en su ir y venir espacial alrededor del Sol.

La Tierra también tiene sus períodos de calor, frío, trabajo, descanso, etc. El calendario es el instrumento que el hombre ha desarrollado para armonizar los períodos mayores con su propio tiempo biológico. Esta es la manera en que experimentamos el tiempo en nuestro cuerpo físico.

El tiempo lo experimentamos con la mente, no es algo que podamos tocar, ver, degustar o escuchar; lo hacemos real al momento que lo pensamos, es aquí donde lo vivimos.

Fuentes: www.mayacalendar.com -/- Hechizeros.com.ar

Si te pareció interesante este artículo, compártelo en tu red social favorita...!!!

Comparte esta entrada

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...